BIOGRAFIA

BIOGRAFIA

BANER_1

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Era muy niño aun cuando comienza a mostrar interés por el mundo de la canción. Influenciado por su padre que siempre ha sido gran admirador de la música mexicana, Víctor crece rodeado de un ambiente musical basado en rancheras y boleros de los más grandes artistas del momento. Su trayectoria artística das comienzo a finales de los 80, justo en la década dorada del pop español, cuando la movida madrileña continuaba revolucionando social y culturalmente el panorama artístico del país.

En aquellos años Víctor ya comenzaba a despuntar por sus dotes interpretativas y su voz, siendo participe cada año de las fiestas de fin de curso, donde siempre solía interpretar algún papel en obras de teatro o bien cantando, ya fuera solo o en grupo con alguno de sus compañeros.

Era la época de grupos como Mecano, Olé olé, Los Secretos, Alaska y Dinarama, Miguel Bose y un sin fin de artistas nacionales que demostraban su arte por aquel entonces y copaban los primeros puestos de las listas de éxitos de un país que comenzaba a escribir las nuevas páginas de su historia cultural.  De entre todos los grupos de aquella época, Víctor sentía una admiración especial por Los Secretos, grupo al que siempre clasifico entre sus favoritos, aunque fue su profunda admiración por Rocío Dúrcal la que finalmente le haría dedicarse a la música ranchera

durante los próximos 20 años de su vida. La música de Rocío siempre estuvo presente en la vida de Víctor Gabriel a través de su padre ya que en su casa siempre se escuchaban sus discos y como no también de figuras como Antonio Aguilar, Vicente Fernández, etc…entre otros.

Víctor siempre tuvo el apoyo incondicional de su padre, aunque a su madre no le gustaba mucho la idea y prefería que estudiara y se dedicara a algo menos inestable en el futuro. A pesar de eso en el futuro Víctor Javier (Verdadero nombre del artista) se convertiría en Víctor Gabriel.

Fue a finales de aquellos años 80 cuando por fin Víctor entra en contacto por primera vez con la música mexicana y descubre al compositor Juan Gabriel. Serían las composiciones de este las que más tarde forjarían la base de gran parte del repertorio de Víctor Gabriel.

Comienza a forjarse una carrera artística segura y estable que lo haría destacar años más tarde por sus interpretaciones rancheras y colocarse al frente de los artistas de su ciudad como una revelación absoluta. La voz de Víctor Gabriel unida durante los próximos años a las composiciones de Juan Gabriel daría como resultado un sello inconfundible y como consecuencia, que el que el público español conociese grandes composiciones del autor.

Víctor Gabriel adopto y adapto para su repertorio grandes canciones de Juan Gabriel como, por ejemplo:  Aunque te enamores - Mi fracaso - Adiós amor te vas, o “Yo no digo que te amo” entre otras del mismo corte. En ranchero también han formado parte de su repertorio temas como, La Farsante - La diferencia - Se me olvido otra vez – tarde - Fue un placer conocerte, o El día que me acaricies llorare. Entrada ya la década de los 90 uno de los temas más populares del repertorio de Víctor Gabriel fue El Noa Noa, composición realizada por Juan Gabriel en los años 70 y de la cual también hizo una versión la cantante española Massiel.

Con el correr de los años Víctor Gabriel se ha movido entre estudios de grabación y escenarios y por supuesto ha interpretado a otros autores a los que hoy admira profundamente como es el caso del sr Marco Antonio Solís (El Buki), de quien ha interpretado varios éxitos como, “Si no te hubieras ido -  O me voy o te vas - El peor de mis fracasos -  A que me quedo contigo - Antes de que te vayas o La venia bendita” etc…

Rafael Pérez Botija, Joan Sebastian, Roberto Lívi o José Alfredo Jiménez son otros de los compositores que han estado ligados a la trayectoria de Víctor Gabriel.

En los 90 la casualidad esta de su lado y se cumple uno de sus más grandes sueños al conocer a la Sra. Rocío Dúrcal.

En una de sus conversaciones años más tarde con la Señora Víctor llego a decirle ¿usted sabe quién tiene la culpa de que yo cante rancheras? A lo que ella le respondió sonriente, ¡yo la tengo! ¿supongo no? Coincidirían en varias ocasiones más durante los próximos años.

Gran parte del repertorio de Víctor Gabriel está compuesto por canciones de grandes compositores mexicanos ya mencionados como Juan Gabriel, Marco Antonio Solís o José Alfredo Jiménez.

A los 15 años se dio cuenta de que también podía escribir sus propias canciones y así acompañado de su guitarra comenzó a componer, su primera canción como autor fue "Consejos de un buen amigo" nunca llegó a grabarla, después vinieron muchas más.  Durante todo este tiempo ha logrado cumplir uno de sus sueños más ansiados; que la gente escuchara sus canciones, que lo reconocieran y que, al escucharlo, por su voz y su forma de interpretar la gente supiera de quien se trata.

A los 17 años formo su propia banda “Los Caminantes” con ellos se mantuvo activo durante casi dos temporadas. En el año 2000 comenzó a tomarse muy en serio lo de componer y a partir de ese momento nacen muchas canciones de su propia inspiración y autoría, pero no es hasta el 2005 cuando logra darle a su estilo de autor una línea autentica y personal, lo consigue con una canción que escribió basándose en su propia forma de vida, en sus viajes, en sus conciertos y en la gente de su entorno, a esta canción le tituló "Estaciones vacías"  este y otros temas de su propia inspiración se grabaron bajo la producción y supervisión del el señor Alejandro de Pinedo (prestigioso productor y arreglista). De ese álbum se desprenden temas como: Esta rumbita que te escribí, Injusto destino, Como Voy a olvidarte, El abandonado, Después de ti no hay nada, etc.

Por cuestiones comerciales y personales este álbum no vio la luz hasta unos años más tarde, Fueron años de lucha por cumplir un objetivo, Convertirse en autor de su obra. Tras años de silencio finalmente el álbum se publica bajo el título de, Gracias por esperar. Titulo dedicado a su público por el tiempo de Espera. Por fin se había puesto en marcha una maquinaria de inspiración que le permitía realizarse plenamente no solo como interprete si no también como compositor y productor. Comenzó entonces también a componer para otros artistas y a producir para ellos.

Víctor Gabriel es extremadamente perfeccionista, esto a veces le impide avanzar todo lo rápido que él quisiera ya que, puede estar grabando o componiendo durante meses e incluso años hasta conseguir que todo quede de la mejor forma posible.  Le gusta que las cosas queden bien hechas y puede pasarse muchos meses sin escribir una letra si no se siente inspirado. Del mismo modo le cuesta muchísimo encerrarse en un estudio de grabación si lo que va a grabar no termina de convencerle o el proyecto no es de su agrado.

En enero del 2008 conoce a la Sra. Luna María. Gracias a ella y a su historia se inspira para componer la canción que lleva por título “Luna María.

En abril del 2008 el cantante madrileño "Iván Gardesa" le graba en su segundo disco “Esta rumbita que te escribí” y para el compone por expreso encargo otro de los temas del disco, Recuerdos. De este modo Víctor Gabriel participara en la producción artística del joven cantante español el cual ese mismo año se presenta al casting del festival de Eurovisión, aunque finalmente no sale seleccionado, si logra obtener un impórtate puesto como candidato en la preselección.

Sus shows o presentaciones públicas están marcadas siempre por un toque de picardía, ambigüedad y originalidad donde la improvisación siempre está presente. El desafío de Víctor Gabriel contra las letras de sus canciones es constante ya que puede hacer en directo que una canción adopte otro sentido diferente al que fue concebida transformando su letra y entonación habitual, lo que hace que el público se sorprenda y se divierta.

En 2013 graba entre Argentina, México y España su disco Recuerdos, una obra catalogada por la crítica como, sorprendente. En este álbum Víctor Gabriel cambia de registro y nos deja ver otro campo de su amplia capacidad interpretativa alejándose por completo de la ranchera y centrándose en la balada pop, en el rock latino e incluso rayando el campo clásico en temas como Se acabó se terminó. Por supuesto, la obra entera fue compuesta el mismo Víctor Gabriel y producida por el músico argentino Hernán Ferreyra.

En 2014 toma la decisión de abandonar temporalmente el mundo del espectáculo para descansar y dedicarse a otros negocios como empresario. Este retiro es voluntario, pero solamente a nivel de presentaciones públicas como recitales, conciertos etc., ya que, continúa componiendo y discográficamente seguirá plasmando su voz en discos y grabaciones para que continúe esa unión con su público.

Cuatro años han tenido que pasar desde que en 2013 publicase su último álbum. Sin embargo, no han sido cuatro años de inactividad ya que, durante todo este tiempo Víctor Gabriel ha dedicado gran parte de su tiempo a componer y producir nuevas canciones que ya forman parte de su nuevo trabajo. Este nuevo álbum que ha sido producido y grabado en ciudad de México, bajo la dirección de músico y productor mexicano José Luis Alcázar, cuenta con un repertorio de lujo en el que también se incluyen, temas de la autoría del propio Víctor Gabriel. Un trabajo en el que se mezclan diversidad de estilos y sones. Este álbum que llevará como título genérico “30 días”, verá la luz en febrero de 2017.

Artista Polémico y revolucionario, Víctor Gabriel siempre se ha identificado por hacer aquello en lo que ha creído en cada momento, incluso a veces muy a pesar de algunas personas. Despierta envidias e incomodidades cosa que como él ha dicho en alguna ocasión, “Me trae sin cuidado” aunque probablemente el ingrediente mas importante para mantenerse en pie hasta el día de hoy es el cariño y respeto de su público, un público que lo ama y lo respeta por doquier. Víctor Gabriel gusta, y gusta porque si, no hay explicación lógica pero así es. Llega, canta, baila con su singular estilo, gusta y repite. ¿Por qué? Nadie lo sabe, pero quizá sea por esa fuerza y esa transparencia que solo los grandes poseen.